fbpx
Fotografía

Los secretos de la fotografía gastronómica

By 21 diciembre, 2018 No Comments

La fotografía gastronómica es una de las modalidades más creativas e interesantes de la fotografía. Uno de los aspectos por los cuales es un tipo de fotografía muy utilizada es porque requiere de poca inversión. No necesitas un estudio fotográfico o de más material del que puedas tener. Realmente es una muy buena opción para mentes creativas, con pasión por el mundo culinario y que no quieran hacer grandes inversiones en material.

Pinterest y Instagram es el hábitat natural por excelencia de la fotografía gastronómica, donde tiene su mejor espacio de difusión. Además, en fechas navideñas, vemos más fotografías de comidas y alimentos junto a los adornos de Navidad, los cuales combinan muy bien en la composición de las fotografías.

Descubre más sobre la fotografía gastronómica

Las actuales tendencias de la fotografía gastronómica

Dentro de la fotografía gastronómica, podemos encontrar muchos estilos, todos ellos con algunas variantes que les caracterizan.  Según desde donde se tomen las fotos, existe el estilo cenital, habitual en el norte de Europa. Son fotografías que se caracterizan por tener una luz suave, estar muy iluminadas, tener sombras tenues y mucha nitidez. Por otro lado están las rasantes, el punto de vista más común de la cocina mediterránea. Son fotografías con una personalidad muy marcada. La mayoría consisten en dejar el plato como único elemento iluminado. Todo lo demás se queda en la penumbra.

Finalmente, según la toma, también existen las fotografías subjetivas, es decir, desde el punto de vista del comensal. Es el estilo menos utilizado en fotografía gastronómica, aunque es el más empleado en la fotografía publicitaria, por ser el más realista.

Características de la fotografía gastronómica

La composición y la iluminación son seguramente los dos aspectos más importantes de la fotografía gastronómica. Por lo que se refiere a la composición es importante seguir la regla de los tres tercios, según la cual el centro de interés de la imagen se sitúa en la ficticia intersección originada al dividir la captura en tres tercios horizontales y verticales.

En ese sentido, muchas veces menos es más. Uno de los errores que cometen muchos fotógrafos gastronómicos es llenar la composición de la imagen con muchos elementos. Es un error, pues solo consiguen que el espectador se pierda y no entienda nada.

En cuanto a la iluminación, el ángulo de iluminación más utilizado en la fotografía gastronómica es el lateral, pues enfatiza los volúmenes y las texturas de los alimentos. Es aconsejable hacer las fotos con un luz amable, es decir, que sea suave y algo difusa. Busca el lugar con la mejor iluminación natural posible, estudia cómo inciden los rayos, eso te ayudará a obtener mejores resultados.  

En definitiva, si eres un/a cocinitas, en Damatha te recomendamos darle una oportunidad a la fotografía gastronómica. En la Navidad, las comidas familiares están a la orden del día. Es un momento perfecto para empezar a probar las técnicas que te hemos contado. Busca adornos navideños y añádelos a la composición de tu plato. Pero recuerda: menos es más. No abuses de muchos elementos.

Esperamos que te haya gustado este artículo. Si quieres descubrir los secretos de otro tipo de fotografía, como la comercial o publicitaria, no dudes en darte un paseo por nuestro blog.