fbpx
Fotografía de producto

Portafolio fotográfico: ¿Qué es?

By 16 enero, 2019 No Comments

Un portafolio fotográfico es un dossier en el que se recogen todos los trabajos de un fotógrafo. Es una herramienta muy útil para conectar con futuros clientes, ya que permite mostrar tus trabajos y por ende tu estilo, calidad, etc. En otras palabras, sería la carta de presentación del fotógrafo a los clientes.

Si te dedicas a la fotografía tener un portafolio fotográfico de calidad es imprescindible. Es cierto que elaborar un portafolio con contenido valioso no es tarea sencilla, pues requiere de tiempo, dedicación y mucha, mucha paciencia. En Damatha queremos ayudarte a construir el portafolio fotográfico con el que sueñas. Por ello, te vamos a contar todos sus secretos y te vamos a dar consejos para su elaboración.

Crea tu mejor portafolio fotográfico

El objetivo del portafolio fotográfico

Este trabajo te da la oportunidad, en poco tiempo, de mostrar parte de lo que has capturado hasta ahora, para que cualquiera lo vea y te pueda valorar profesionalmente e artísticamente. Antes de empezar a crear nuestro portafolio debemos tener claro cuál es el objetivo de este.

Seguramente muchos de vosotros penséis de entrada que basta con tener un portafolio bonito y que ese es el único objetivo a cumplir. Pensar así es como oler una fresa y creer que con solo eso ya te la has comido y le has sacado todo el jugo. Es un error.

El verdadero objetivo que deberíamos perseguir con todo portafolio fotográfico es simple: vender. Debes intentar que gracias a él encuentres un trabajo, inspires a otros clientes que decidan contratarte o al menos a que te pidan más información. Dicho esto, pasemos a la parte importante, ¿Cómo se hace un buen portafolio ?

Consejos para elaborar un portafolio fotográfico

En primer lugar te diríamos que muestres solo tus mejores fotografías. Para llegar a impactar es muy importante enseñar tus mejores trabajos, aquellos de los cuales te sientas orgulloso y te complazcan cada vez que los vuelves a mirar. El error es pensar que cuantas más fotografías tengas mejor. Lo importante es la calidad y no la cantidad.

Por otro lado, divide tu portafolio por secciones. Por ejemplo, fotografía de bodas, de producto, publicitaria, etc. La idea es facilitar la tarea de búsqueda a tus clientes porque a lo mejor ellos solo están interesados en un tipo de fotografías. Así también evitamos mostrarle algo que no quiere ver. Si las secciones están bien detalladas, irá directamente a lo que busca y lo encontrará práctico.

Trata también de optimizar tus fotos. Piensa que, hoy día, tu portafolio fotográfico debe estar presente en Internet. El acceso que tenemos a la web no solo es a través del ordenador. De hecho, la mayoría de personas accederán a través de su smartphone. Por ello, es muy importante pensar en que tu portafolio se verá en dispositivos móviles y tiene que estar adaptado.